5 Mitos acerca de Iniciar una Iglesia – Segunda Parte

En uno de nuestros artículos anteriores comenzamos una serie de puntos para desacreditar 5 mitos acerca de iniciar una iglesia. Usted leyó la historia alegórica de John, un pastor con toda la pasión y entrenamiento para saber cómo liderar una iglesia espiritualmente, pero que carecía del conocimiento necesario para establecer correctamente la base legal de su ministerio.
Esta historia es común entre los pastores de todo el país. Debido al clima actual de nuestra nación, no podemos darnos el lujo de estar desinformados en relación a las cuestiones de la ley impositiva legal y financiera que afectan a nuestros ministerios. Continuemos nuestro estudio para repasar los 3 mitos restantes en cuanto a iniciar una iglesia.

Mito #3 – “Ya tengo exención de impuestos sobre ventas o franquicias por parte del estado. Eso es lo mismo que obtener la aprobación 501 (c) (3) por parte del Servicio de Rentas Internas (IRS). No hay necesidad de someter el formulario 1023.”

La exención de impuestos sobre ventas por parte del estado no es lo mismo que recibir la condición federal 501 (c) (3) de exención de impuestos. La exención de impuestos federal para organizaciones 501 (c) (3) les permite recibir donaciones que son deducibles de impuestos a los donantes. Estas organizaciones también están exentas de pagar impuestos federales a los ingresos. Además, si usted envía una solicitud para obtener una subvención de fondos(“grants”) como una organización sin fines de lucro, la organización que otorga la subvención generalmente querrá ver la carta del Servicio de Rentas Internas (IRS) que aprueba su condición de exención de impuestos.

Muchos estados ofrecen una exención de impuesto a las ventas para organizaciones sin fines de lucro. Los requisitos varían de estado a estado, sin embargo, es una gran ventaja para las organizaciones sin fines de lucro que cumplen los requisitos. Debido a que el impuesto sobre ventas es cobrado por el estado, estas exenciones son sólo a nivel estatal y no están controladas en absoluto por el Servicio de Rentas Internas (IRS). Dichas exenciones son muy beneficiosas para su ministerio, sin embargo, ¿sabía usted que muchos estados basan sus requisitos para la exención de impuestos a las ventas o franquicias en las guías del Servicio de Rentas Internas (IRS) para ser considerada una organización exenta de impuestos?

La mayoría de las iglesias inmediatamente buscan la exención estatal de impuestos sobre ventas porque ofrece una ventaja financiera inmediata. Pero no olvidemos que es el Servicio de Rentas Internas (IRS) el que tiene la habilidad para determinar si una organización cumple verdaderamente los requisitos para ser considerada una organización exenta de impuestos o no. Esto significa que si el Servicio de Rentas Internas (IRS) deja sin efecto la condición de exención de impuestos de su iglesia o ministerio, se le requerirá al estado que trate a su iglesia como una entidad con fines de lucro y ya no podrá tener derecho a las ventajas del estado de las cuales usted goza como una organización sin fines de lucro.

El hecho de que el Servicio de Rentas Internas (IRS) reconoce a las iglesias como organizaciones de caridad sienta un precedente para que los estados otorguen exenciones de ciertos impuestos.

Mito #4 – “No recibo compensación por parte de mi iglesia. Sólo me dan ofrendas de amor de vez en cuando para ayudar a mi familia financieramente. Pero esto no cuenta como compensación porque no es un pago regular ni un monto regular.”

La compensación no es considerada un ingreso simplemente porque sea un monto regular o un pago regular. La compensación es pago por servicios prestados. Cuando una iglesia decide ayudar a cualquier pastor al hacerle cualquier pago para sus gastos básicos, la razón principal por la cual la iglesia le paga al pastor es porque él/ella está brindando un servicio valioso y vital para el ministerio y se merece dicho salario.

Sin embargo, cuando la iglesia le paga a un pastor sin fijar un salario adecuadamente, hay graves consecuencias. En 1996, el Congreso escribió la sección 4958 del código tributario. Lo hizo en un intento por combatir el fraude en muchas organizaciones sin fines de lucro grandes y conocidas. La ley ahora impone penas severas (tasas e impuestos) directamente a los miembros de la junta, obispos, diáconos, y otros quienes ejercen el control o tienen influencia en la organización, si realizan transacciones ofensivas. Entonces, ¿cómo afecta esto a usted y a su ministerio?

Si su iglesia comete lo que se llama una transacción de beneficio excesivo, según la sección 4958, se le pueden aplicar serias multas. Una transacción de beneficio excesivo es cualquier transacción financiera en donde una persona inhabilitada recibe un beneficio en exceso sobre el valor considerado por los servicios prestados. Esto significa que si un miembro de la junta, su familia o cualquier persona con influencia considerable sobre la organización reciben cualquier pago que no es debidamente aprobado por la junta directiva, esto es una violación de la ley y es susceptible a sanciones tributarias.

¿Pero no pueden el pastor y su familia recibir beneficiencia? Desafortunadamente no. La sección 4958 prohibe a las personas inhabilitadas de recibir cualquier tipo de beneficio financiero de la organización a excepción de la compensación por los servicios prestados.

Esto significa que cada vez que usted le paga a un pastor, deberá asegurarse de aprobar su compensación adecuadamente en una junta directiva, junto con una descripción del trabajo para demostrar que existe una razón válida para compensar al pastor.

Mito #5 – “Si me postulo para la condición de exención de impuestos federales, el gobierno puede controlar lo que predico. Si no me postulo, ellos no tienen derecho a meterse en lo que mi iglesia hace.”

Este es quizá el mayor mito que afecta a las iglesias hoy en día. Muchos creen que al postularse para la condición de exención de impuestos federales, usted está sometiendo a su ministerio al control por parte del gobierno federal. Esto no es así, y esta creencia errónea resulta de una falta de conocimiento de las secciones de la ley federal tributaria.

La sección 508 del Código Tributario requiere que cualquier organización que quiera ser reconocida como una caridad exenta de impuestos federales presente el formulario 1023 en el Servicio de Rentas Internas (IRS) para obtener esta exención; sin embargo, la sección 508 (c) (1) (A) exime a las iglesias, asociaciones de iglesias, convenciones de iglesias de presentar este formulario. Sin embargo, esto no significa que no se requiere que las iglesias cumplan los requisitos de la sección 501 (c) (3).

Aquellos que creen que presentar el formulario 1023 los somete al control del gobierno sobre lo que predican desde el púlpito están bajo la falsa impresión de que postularse para la condición 501 (c) (3) hará que su iglesia o ministerio quede sometido al Servicio de Rentas Internas (IRS). Es una cuestión de jurisprudencia reiterada que las iglesias y ministerios estén sometidos a las regulaciones del Servicio de Rentas Internas (IRS) aún en la ausencia de reconocimiento específico de la condición 501 (c) (3). Esto está afianzado por fallos recientes de la corte como por ejemplo JACK LANE TAYLOR, demandante v. INSPECTOR del Servicio de Rentas Internas (IRS), Y BRANCH MINISTRIES, INC. Demandante v. CHARLES O. ROSSOTTI. Estos dos casos establecen dos cosas.

  1. Que no hay ninguna disposición de ley que le otorgue a una iglesia inmunidad para cumplir los requisitos de la sección 501 (c) (3) si esa iglesia o ministerio quiere estar exento de impuestos.
  2. La suposición de exención de impuestos no existe a menos que la iglesia haya sido reconocida oficialmente por el Servicio de Rentas Internas (IRS) por cumplir los requisitos de la sección 501 (c) (3).

En el juicio BRANCH MINISTRIES, INC. Demandante v. CHARLES O. ROSSOTTI la corte declara: “nada en la sección 508 (c) (1) exime a una iglesia de tener que cumplir los requisitos de la sección 501 (c) (3). De hecho, queda claro que cuando el Inspector determina que una organización no tiene derecho a una exención como iglesia, como es el caso de IBT, sus contribuyentes deben probar que la iglesia tiene derecho a una exención bajo la sección 501 (c) (3) a fin de tener derecho a una deducción de sus contribuciones.”

Esto significa que a menos que su iglesia se postule para la condición de exención de impuestos federales, la carga de probar que ustedes están organizados correctamente como una organización exenta de impuestos yace directamente sobre los hombros de cada uno de los miembros de su iglesia.

Pero ¿qué hay de la afirmación de que el Servicio de Rentas Internas (IRS) puede invadir la libertad de religión, discurso y enseñanzas doctrinarias de su iglesia? Esto es absolutamente FALSO. De hecho, no hay ninguna ley o regulación existente que delimite lo que los ministros pueden predicar desde el púlpito. Aún más, las cortes han ratificado el derecho a la libertad de expresión desde el púlpito de las iglesias aún cuando el Servicio de Rentas Internas (IRS) ha intentado regularla. A pesar de esta información hay algunos grupos que enseñan lo contrario al decir que cualquier iglesia que obtiene la condición de 501 (c) (3) debe firmar una dispensa para perder sus derechos de Libertad de Expresión concedidos por la primera Enmienda. En el mejor de los casos están mal informados y en el peor de los casos son completamente deshonestos.

Para cerrar

Si usted se ha encontrado a sí mismo leyendo los 5 mitos acerca de iniciar una iglesia y se ha dado cuenta de que los ha creído y ha basado sus decisiones ministeriales en ellos, no se desaliente, infórmese. En StartCHURCH, le ofrecemos innumerables servicios y productos que lo ayudan a establecer la mejor base constitutiva para su ministerio. Desde nuestra Conferencia de Estructura Primordial para Iglesias hasta nuestro programa PlanteFIRME y servicios para acuerdos salariales de ministros, podemos ayudarlo a comenzar por el buen camino o a ponerse en buen camino con la base legal de su ministerio.

Los Registros de la Iglesia Dejan a Pastor con el Agua Hasta el Cuello

Consternado, el Pastor Chris llamó a nuestra oficina una tarde, con temor de perder su iglesia. Pasó a relatar los eventos de la semana anterior, que lo habían llevado a realizar la llamada frenética. Un abogado había aparecido en la iglesia una mañana y exigía ver los registros financieros y administrativos al tiempo que amenazaba con iniciar acciones legales si no se le brindaban los registros.

El Pastor Chris sólo había sido el pastor principal por un año, y el aspecto administrativo de dirigir una iglesia era algo que era completamente nuevo para él.  Todavía no tenía personal, sólo voluntarios que lo ayudaban a dar seguimiento a las finanzas, registros de miembros, y actas de las reuniones de la junta, los cuales eran ciertamente escasos y no contaban con gran organización. Sin preguntas, el joven pastor brindó toda la información requerida; lo último que quería era ser demandado o meterse en problemas legales. Lo que el Pastor Chris no sabía era que el abogado tenía la intención de causar problemas entre los congregantes dentro de la iglesia. El abogado tomó la información delicada y la compartió con muchos miembros de la iglesia, causando división y discusión entre ellos. Hacia el final de la semana, el Pastor Chris había recibido varias llamadas telefónicas de miembros preocupados. Además, otro grupo de personas en la iglesia estaba convocando una reunión de toda la iglesia para enfrentar al pastor y a su equipo de liderazgo. El Pastor Chris se sintió atacado por la espalda por estos acontecimientos, y supo que necesitaba remediar la situación entre sus congregantes. Sin embargo, no estaba totalmente seguro por dónde o cómo comenzar. Continue reading

Lo que usted quizá no sepa acerca de una membresía con derecho a voto en su iglesia

Hace un par de semanas en una de nuestras Conferencias de Estructura Primordial para Iglesias, tuve la oportunidad de hablar con un pastor de un pequeño pueblo en el gran estado de Ohio. A medida que este hermano comenzó a compartir su historia conmigo, pude ver en sus ojos el fuego y la pasión que tenía tanto para Dios como para la iglesia de 80 miembros que Dios lo había llamado a liderar, la cual había existido durante los últimos 60 años. Él me informó que durante la conferencia ese día, yo había logrado poner en palabras lo que él había estado sintiendo en su corazón desde que se convirtió en pastor de la iglesia 2 años antes. Él sabía que su iglesia no había estado haciendo las cosas de la manera correcta, pero cuando expresó sus inquietudes, la respuesta que obtuvo fue, “Así se han hecho las cosas siempre, así que no hay necesidad de cambiar nada”. ¿Qué debía hacer este pastor? Él estaba convencido de que cualquier tipo de auditoría en la iglesia no pasaría el escrutinio del Servicio de Rentas Internas (IRS). Aunque estaba listo para avanzar y comenzar a operar de manera más obediente, él me contó que había un desafío; los miembros de su iglesia habían votado en contra de su propuesta.

Continue reading

La Falacia de la “Cobertura” de una Iglesia, segunda parte

En la primera parte de esta serie hablamos acerca de la Falacia de la Cobertura de una iglesia, el concepto de poner organizaciones bajo la cobertura de su iglesia o ministerio para que puedan expandir su visión y alcance actuando como supervisores. Si bien es un lindo concepto, la idea de una “cobertura” no captura realmente la forma correcta de fundar nuevas ramas de su ministerio.

Ya hemos repasado las distintas entidades corporativas que usted puede crear para expandirse hacia un ministerio evangelista, guardería, centro comunitario, programa de alojamiento transitorio e incluso un negocio que pueda generar ingresos para su corporación.

¿Pero qué hace usted cuando su iglesia es llamada a ayudar a crear otras iglesias? Además, ¿qué pasa cuando su iglesia es llamada a supervisar estas iglesias como iglesias “hijas” para asegurarse de que sean fuertes y productivas en el trabajo del Señor?

Nuevamente, es tentador utilizar el término “cobertura” para definir el tipo de protección que a usted le gustaría brindarle a otras iglesias y ministerios. Sin embargo, dependiendo de su misión, usted encontrará que hay una variedad de formas para crear lugares de alabanza. Continue reading

Por qué las iglesias y pastores NO tendrán que celebrar matrimonios del mismo sexo


Ya pasó casi un mes desde que la Suprema Corte dictaminó que el matrimonio entre personas del mismo sexo es un derecho constitucional. En una entrada anterior del blog publiqué lo que sabemos a partir del fallo así como las incertidumbres que se derivan de él.

Aunque hay partidarios en ambos lados del espectro expresando lo que piensan y opinan sobre este asunto, todavía permanece una nube ambigua de duda que debemos abordar.

Debido a esta persistente incertidumbre, las preguntas más apremiantes que se hacen los pastores y los líderes de la iglesia son:

1. ¿Los pastores se verán obligados a celebrar bodas entre personas del mismo sexo? y;

2. ¿Se les pedirá a las iglesias que permitan la celebración de bodas entre personas del mismo sexo en su santuario?

En pocas palabras mi respuesta es… ¡No!

La principal razón por la que creo que los ministros y las iglesias no tendrán que celebrar bodas entre personas del mismo sexo es que existen demasiados precedentes en vigor de la Primera Enmienda  que proporcionan protección a las iglesias y ministros. Con el fin de aprovechar estas protecciones, las iglesias y los ministros tienen que asegurarse de tomar ciertas medidas sencillas que detallaré más adelante. Ahora permítame explicarle por qué creo que las iglesias y ministros seguirán gozando de la libertad de practicar sus disciplinas de la fe sin la interferencia del gobierno. Continue reading

3 Personas Clave en su Iglesia

Cuando los pastores comienzan a planificar el lanzamiento de una nueva iglesia, a menudo piensan en las diferentes personas que formarán parte del equipo de lanzamiento. Generalmente piensan en los líderes de alabanza, los pastores de los niños, los pastores de los jóvenes, y por supuesto, los voluntarios de la congregación. Los pastores hacen todo lo posible para asegurarse de que estas personas se encuentren en su lugar cuando comienza la nueva iglesia. Pero, ¿existen otros a los que los pastores deberían considerar como colaboradores esenciales? La respuesta es, “Sí”. Algunos de los individuos más importantes que nos deberían venir a la mente son el presidente, el tesorero y el secretario. En nuestra Conferencia Primordial de Estructura para Iglesias, les enseñamos a los pastores y líderes que estos roles deberían estar claramente definidos en los estatutos y a elegirlos correctamente para que cumplan sus funciones en la junta directiva.

El equipo de liderazgo de la iglesia

 

Al igual que con cualquier deporte de equipo hay personas en la iglesia que tienen una gran influencia en el equipo pero a quienes no necesariamente se las ve de frente. Por ejemplo, en el fútbol americano hay una posición en la que nadie piensa hasta que ese jugador comete un error. Continue reading

En referencia al reciente fallo de la Suprema Corte

Estoy seguro de que ya escuchó que la Suprema Corte falló a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo en una votación de 5 a 4. Desde el fallo, muchos pastores y líderes se han estado preguntando qué significa esto para su iglesia o ministerio. A continuación le presentamos cuatro de las preguntas más comunes que las iglesias y ministerios están haciendo.

1 -¿Una iglesia o ministerio puede ser forzado a consentir o a celebrar una ceremonia matrimonial entre personas del mismo sexo?

2 -¿Las iglesias deberían de agregar una cláusula a sus estatutos para proteger su derecho a ejercer sus disciplinas de fe?

3 -¿Una iglesia puede negarse a rentar el edificio de la iglesia para la celebración de una boda entre personas del mismo sexo?

4 -Si los estatutos de la iglesia tienen una cláusula referente al matrimonio entre personas del mismo sexo, en la que prohíbe la homosexualidad y el matrimonio entre personas del mismo sexo, ¿la iglesia debería de reforzar la redacción de sus estatutos para hacer frente al fallo de la Suprema Corte?

Todas estas preguntas son buenas y válidas, además son preguntas que deben hacerse; sin embargo, en el caso de muchas de esas preguntas sólo podemos especular con respecto a lo que este fallo puede significar para las iglesias y ministerios en un futuro cercano y lejano. Por lo tanto, mientras las iglesias y ministerios se preparan para el momento en que los efectos del fallo se manifiesten, quiero compartir lo que sabemos y lo que no está claro. Continue reading

La Falacia de la “Cobertura” de una Iglesia, primera parte

A diario, atendemos a líderes de iglesias que buscan expandir el alcance de sus ministerios de distintas maneras. A medida que los ministerios crecen, ellos se encuentran con que se necesita una reestructuración para poner en orden las cosas. Usted quizá sienta que tiene el llamado a ser un ministerio de evangelismo más grande, o a atender las necesidades del Cuerpo de Cristo en otros países, o a proveer servicios para mejorar su comunidad local. Cuando estas visiones se convierten en realidad, a veces es difícil saber cuál es la mejor manera de estructurarlas.

Muchos pastores tienen la idea de que cuando se inician organizaciones significativas, las pueden agregar “bajo la cobertura” de la iglesia. Si bien este es un muy buen concepto en teoría, sin el conocimiento adecuado de la estructura corporativa, usted podría cometer un grave error. Se deben tomar medidas muy específicas para asegurarse de que usted establezca estratégicamente la organización apropiada para agregar nuevos proyectos y organizaciones a su ministerio.

En la primera parte de esta serie, discutimos el concepto de establecer corporaciones separadas para consumar su visión. En la segunda parte, hablaremos acerca del concepto de asociaciones de iglesias vs. satélites y clarificaremos las ventajas potenciales de cada una de estas organizaciones.  Continue reading

La deducción principal que muchos pastores desaprovechan

Los pastores en todo Estados Unidos trabajan duro y están mal pagados. Las estadísticas muestran que el pastor promedio está muy mal pagado; más que en cualquier otra profesión.

Muchos pastores han decidido no hacer uso de la exclusión voluntaria del impuesto para la seguridad social. El impuesto del seguro social (también llamado impuesto al trabajo por cuenta propia) es del 15.3% del ingreso del pastor. Esto significa que un pastor que gana $30,000.00 anualmente tiene que pagar $4,590.00 por el impuesto al trabajo por cuenta propia. Adicionalmente, también tiene que pagar el impuesto sobre la renta sobre su salario después de calcular sus exclusiones del subsidio de vivienda. En resumen, los impuestos de este ministro serán de más de $5,000.00 al año.

¡Muchas iglesias no elaboran contratos de compensación!

La sección 4958 exige que las iglesias que le pagan a un pastor o ministro cualquier tipo de salario (sea un salario normal o subsidio de vivienda) lo hagan por escrito. En virtud de la última regulación del IRS de la sección 4958, no tener un acuerdo contemporáneo por escrito puede provocar que el pastor sea multado hasta por el 200% de su salario. En nuestras conferencias, les enseñamos a las iglesias y a los ministros cómo crear un contrato de 17 páginas que incluye un subsidio de vivienda, un plan de reembolso médico de acuerdo con la sección 105(b) (para las iglesias más pequeñas), un plan de jubilación diferido con subsidio de vivienda, y cada una de las cláusulas necesarias que se deben de aplicar. Continue reading

¿Una escuela en su iglesia? ¡Es posible!

Como padres, amigos, familiares, cuidadores y pastores de la niñez, trabajamos duro para ayudarles a alcanzar su potencial. Sin embargo, durante 6 a 8 horas al día nuestros niños reciben una formación educativa que muy a menudo es contraria a los principios bíblicos. Hay algunas escuelas excelentes que responden bien a las necesidades de los niños; pero, también hay otras que no lo hacen. Incluso cuando una escuela proporciona una educación excelente, el clima cultural puede ponerles trabas, en lugar de desarrollarlos, a estos niños que están intentado vivir una vida íntegra antes Dios a una temprana edad.

Si ha visto esto y tiene una pasión para crear una institución educativa que proporcione una educación excelente y asequible en un ambiente piadoso, ¡le tenemos buenas noticias! El código fiscal le permite establecer una empresa organizada sin fines de lucro 501(c)(3) con fines educativos. Esto significa que las iglesias pueden crear escuelas privadas como parte de sus actividades, o bien pueden establecer una escuela de manera independiente y ofrecer servicios educativos a los niños. Continue reading