5 Estrategias Prácticas para Recaudar Fondos en su Iglesia

Cuando la gente cree en la visión y misión de su ministerio, generalmente se siente inclinada a apoyarlo financieramente. Sin embargo, ¿qué pasa cuando este apoyo comienza a declinar o a bajar un poco? La mayoría de las iglesias y ministerios dependen en gran medida de los diezmos y ofrendas que reciben cada domingo para operar con una frecuencia mensual, y algunas veces semanal. Además de los costos de operación estándar, hay momentos en los que se necesita financiamiento para que la iglesia expanda su alcance dentro de la comunidad. Debido a esto, muchos ministros sufren de estrés y pérdida de sueño. Sin embargo, no tiene por qué ser así. Continue reading

Por Qué es Importante Obtener el Estatus 501(c)(3) Hoy Día

 

La iglesia del Pastor Campbell inicialmente comenzó hace 3 años como una pequeña reunión de tres, algunas veces cuatro familias que se juntaban en su casa. Usualmente, se reunían una vez al mes para dedicar un tiempo a la adoración y convivencia religiosa. No había nada estructurado en la reunión en el sentido tradicional, pero todos los que asistían se sentían refrescados y como si fueran parte de una comunidad de creyentes destinados para algo grandioso.

No fue sino hasta hace 18 meses que el Pastor Campbell sintió que Dios lo llamaba para que la pequeña reunión se convirtiera en una iglesia que sirviera a la comunidad como un lugar de esperanza y refugio. A pesar de que sentía que no eran lo suficientemente “grandes” como para ser una iglesia, después de mucha oración y ayuno, todos estuvieron de acuerdo en dar un paso de fe y confiar en el liderazgo de Dios.

Siguiendo el consejo de otro pastor dentro de la comunidad, el Pastor Campbell decidió incorporar la iglesia con el estado y solicitar el estatus 501(c)(3) con el IRS. Decidido a completar la solicitud 501(c)(3) de la iglesia por su cuenta, el Pastor Campbell finalmente pudo enviar la solicitud por correo al IRS cinco meses después de haberse incorporado. Hasta este punto todo parecía transcurrir sin problemas; otra familia se había unido a su iglesia, estaban incorporados, acababan de solicitar el estatus 501(c)(3), y recientemente habían comenzado a recibir diezmos y ofrendas, si bien gran parte de las finanzas personales del Pastor Campbell se estaban usando para subsanar cualquier necesidad que tuviera la iglesia.

Entonces, alrededor de seis meses después, sucedió; todo lo que el Pastor Campbell y su iglesia habían estado trabajando durante el último año pareció llegar a su fin. Sabía que habían tomado la decisión correcta al iniciar el proceso legal, pero no estaban muy seguros de por qué habían recibido una carta del IRS diciendo que no cumplían con los requisitos para formar una iglesia a efectos fiscales. Sin saber qué hacer, el Pastor Campbell decidió buscar un sabio consejo.

La realidad para muchas iglesias nuevas

Semana tras semana tenemos el placer y la oportunidad de servir a iglesias de todos los tamaños a través de nuestro Programa StartRIGHT®. Algunas de las que acuden a nosotros han existido desde hace muchos años y tienen cientos de miembros. Otras iglesias que servimos son muy similares a la del Pastor Campbell; se reúnen en la casa de alguien con tan solo un pequeño puñado de personas, o quizás su iglesia simplemente está en la fase de inicio y todavía no ha celebrado una reunión o encuentro. Sin embargo, no importa cuán grande o pequeña sea la iglesia, el IRS usa los mismos estándares y criterios para determinar si una organización es o no una iglesia a efectos fiscales.

En todo el código fiscal no existe una definición absoluta de iglesia. Por esta razón, se creó la Prueba de 14/15 Puntos, la cual proporciona directrices básicas que ayudan al IRS y a los tribunales a determinar cuáles organizaciones pueden ser clasificadas como iglesias a efectos fiscales. Aunque en este post no mencionamos los 15 puntos, algunos a considerar incluyen:

  • Existencia legal y constante
  • Posee un gobierno eclesiástico definido y distinto
  • Tiene un código formal de doctrina y disciplina
  • Tiene congregaciones regulares
  • Servicios religiosos regulares

Es importante señalar que esta “prueba” no es formal, ni forma parte de ninguna ley o código fiscal, sino que más bien, se usa simplemente como una guía.

Ahora bien, aunque es mejor satisfacer la mayor cantidad de “puntos”, no hay un número determinado de “puntos” que deba de cumplir. Más bien, es cuestión de calidad sobre cantidad; es decir, entre mejor su solicitud 501(c)(3) pueda contestar los criterios de la Prueba de 14/15 Puntos, lo más probable será que su organización sea clasificada como iglesia para propósitos de impuestos federales.

Desafortunadamente, muchas iglesias de reciente formación pueden experimentar dificultades para cumplir con los criterios de la Prueba de 14/15 Puntos, lo que a su vez puede impedirles de seguir adelante. Así que, en lugar de desalentarse, quiero darle 3 beneficios por los que debe de seguir adelante en la formación de su corporación eclesiástica.

Beneficios de formar la corporación ahora

Beneficio #1: Formar inmediatamente la corporación establece el velo corporativo que separa las acciones de la empresa de las de los miembros de la junta a nivel personal. Esto es especialmente importante en aquellas situaciones legales en las que, sin el velo corporativo, los bienes personales de los miembros pueden estar en riesgo.

Beneficio #2: Crear la corporación le permite establecer documentos importantes como los estatutos, doctrinas escritas, políticas, e incluso la capacidad de ordenar los pastores y ministros requeridos para lograr que su iglesia funcione de manera eclesiástica.

Beneficio #3: Al incorporar a su iglesia también podrá abrirle una cuenta bancaria, esto le permitirá depositar las ofrendas que reciba en la cuenta bancaria de la iglesia. Tenga en cuenta que además de los artículos de incorporación, también deberá de obtener el Número de Identificación Patronal Federal (FEIN, por sus siglas en inglés) con el IRS. Este número se usa para identificar a su corporación y es necesario para fines empresariales y federales. Este número también puede ser llamado como el Número de Identificación Fiscal.

A continuación, quiero compartir con usted las 3 opciones que tiene a su disposición su iglesia recién formada cuando solicite su estatus 501(c)(3).

Siga avanzando

Además de usar la Prueba de 14/15 Puntos, puede hacerse las siguientes preguntas:

  1. ¿Su iglesia tiene programados servicios religiosos regularmente?
  2. ¿Sus servicios religiosos cuentan con más de 20 personas? ¿Están representadas varias familias?
  3. ¿Sus servicios religiosos se llevan a cabo en un lugar público (es decir, escuela, bodega, etc.)?
  4. ¿Su iglesia tiene una estructura rectora religiosa, y un conjunto de doctrinas y creencias que espera que sigan los miembros de la congregación?

Si se da cuenta de que no puede contestar Si a la mayoría, si no es que a todas estas preguntas, entonces usted tendrá que considerar las siguientes opciones:

Opción 1: Solicite el estatus 501(c)(3) y trabaje para satisfacer la mayor cantidad de puntos de la Prueba de 14/15 Puntos tan pronto como sea posible.

Si su iglesia todavía no arranca, pero planea hacerlo dentro de 1 a 3 meses, entonces puede seguir adelante y solicitar la aprobación 501(c)(3) para su iglesia. Durante el proceso de aprobación, el IRS puede responderle con una carta para verificar la información asentada en su solicitud 501(c)(3). Esta no es parte poco frecuente del proceso. Es importante que durante este tiempo trabaje en satisfacer la mayor cantidad de puntos mencionados en la

Prueba de 14/15 Puntos. Esto ayudará a garantizar que, en caso de que reciba una carta del IRS, usted pueda contestar con seguridad sus cuestionamientos.

Opción 2: Aplace la Solicitud.

Si su iglesia está en la fase de “pre-inicio” y no comenzará a realizar ninguna reunión/encuentro religioso durante cuatro meses o más, entonces es posible que deba considerar esperar antes de solicitar la aprobación 501(c)(3). Recuerde, uno de los puntos clave para la Prueba de 14/15 Puntos es que su iglesia celebre servicios religiosos programados regularmente con un grupo habitual de personas (congregación). La clave importante para esta opción es que usted continúe con la incorporación de la iglesia para que pueda comenzar a recaudar el dinero necesario para apoyar su puesta en marcha.

Opción 3: Solicite ahora, reclasifique después.

Algunos ministerios tienen como objetivo iniciar una iglesia a un plazo más largo. Ellos pueden elegir comenzar con estudios bíblicos informales y atender las necesidades de la comunidad antes de pasar a ser una iglesia en toda regla. Si este es su caso, está en un buen punto de partida para solicitar el estatus 501(c)(3). Estos ministerios pueden solicitar su estatus como una organización religiosa. Ellos están obligados a presentar el formulario 990 y deben de solicitarlo dentro de los 27 meses siguientes a la formación de sus corporaciones; sin embargo, hacer la solicitud de esta manera les permite seguir adelante y disfrutar de los beneficios de tener la aprobación 501(c)(3).

Una vez que su ministerio se convierta en una iglesia “en toda regla”, podrá reclasificar su estatus de exención fiscal por el de una iglesia. Otro escenario en el que aplica esta opción es para las iglesias que serán iniciadas en el futuro, pero se necesitan aplicar inmediatamente las subvenciones y donaciones corporativas. No siempre es el caso, pero gran parte de los donadores y los donantes corporativos optan por no dar a las organizaciones que no tienen la aprobación 501(c)(3). Si iniciar su iglesia es un largo trabajo de amor, pero los eventos para recaudar fondos se están llevando a cabo en este momento, esta puede ser una buena opción para usted. Tenga en cuenta que si elige esta opción, será responsable de presentar el Formulario 990 hasta que sea reclasificado oficialmente como una iglesia para fines fiscales, y que la reclasificación con el IRS tendrá un costo adicional.

El resultado del Pastor Campbell

Aunque el Pastor Campbell estaba preocupado, buscó el sabio consejo en la materia para que pudiera responder adecuadamente la carta del IRS. Durante los 6 meses que el IRS tuvo la solicitud de su iglesia, esta comenzó a reunirse semanalmente y aumentó su asistencia a un promedio de 30 personas. Además, pudieron rentar un espacio en otra iglesia que no estaban utilizando para celebrar sus servicios religiosos. Estos cambios aparentemente insignificantes, pero significativos, le ayudaron al Pastor Campbell para responder la carta del IRS, poco tiempo después de que la envió, recibió la carta de aprobación 501(c)(3) para su iglesia.

Corramos la carrera que tenemos por delante

Una buena base es esencial para que una iglesia dure y tenga impacto dentro de su comunidad. Como todo pastor sabe, comenzar una iglesia es un maratón y que estarán en él a largo plazo. Por esta razón, es importante que se tome su tiempo para considerar todas las opciones que tiene cuando prepare la base legal de su iglesia. Siga su propio ritmo para correr la carrera que Dios puso delante de usted, ya que él le dará la fuerza y los recursos que necesita para tener éxito.

¿Su Situación Fiscal Está en Riesgo?

El IRS está a punto de revocar automáticamente el estatus de exención fiscal de miles de ministerios en todo Estados Unidos. Se debe a la sección 6033, que requiere que el IRS revoque el estatus de exención fiscal de cualquier organización 501(c)(3) (con excepción de las iglesias) que no presenten el Formulario 990 durante tres años consecutivos.

Requisitos de Presentación para las Organizaciones Exentas

De acuerdo con la sección 6033 del Código de Impuestos Internos (IRC, por sus siglas en inglés), casi todas las organizaciones exentas de impuestos están obligadas a presentar una declaración informativa anual a través del Formulario 990. Sin embargo, la sección 6033(3)(A)(i) exenta a las iglesias de este requisito. Asimismo, la sección 6033(j)(1) nos dice que las organizaciones exentas de impuestos obligadas a presentar el Formulario 990 y que no lo hagan durante tres años consecutivos, recibirán una revocación automática de su estatus de exención fiscal. Una revocación automática significa que una organización deja de ser considerada exenta de impuestos debido a que no presentó los formularios 990 requeridos durante tres años consecutivos.

Con base en nuestra experiencia en los últimos años, a medida que se acerca el mes de agosto comenzamos a ver que el IRS distribuye la revocación automática de muchas organizaciones benéficas. Usualmente, el IRS hará dos cosas para notificarle a una organización que su exención fiscal ha sido revocada automáticamente:

  1. El IRS le enviará una carta a la última dirección conocida de la organización, declarando que su estatus de exención fiscal ha sido revocado automáticamente debido a que no presentó los formularios 900 obligatorios durante tres años consecutivos.
  2. El IRS también actualizará su “Lista de Revocación Automática” de las organizaciones revocadas automáticamente, la cual se encuentra en el sitio web del IRS. Esta lista se actualiza mensualmente, y proporciona “el nombre, última dirección conocida, número de identificación patronal (EIN, por sus siglas en inglés), subsección de la exención, fecha efectiva de la revocación, y la fecha en que el nombre de la organización es colocada en la Lista de Revocación Automática” de la organización.

Ser revocado automáticamente es un escenario que debe de rectificarse lo antes posible, más adelante en este post le daré una guía para hacer precisamente eso. Sin embargo, en primer lugar quiero explicarle por qué suceden muchas de las revocaciones automáticas.

Razones comunes por las que ocurren las revocaciones automáticas

Existe un malentendido común entre muchos con respecto a cuándo debe de comenzar a presentar el Formulario 990 una organización benéfica (ministerio). Muchas organizaciones creen erróneamente que no están obligadas a comenzar a presentar el Formulario 990 hasta que reciban su aprobación 501(c)(3). Lo cierto es que un ministerio debe de presentar su primer Formulario 990 para el año en el que obtiene su número de identificación fiscal (FEIN, por sus siglas en inglés). Así, por ejemplo, si su ministerio recibe su FEIN en 2015; entonces su primera declaración de información anual 990 deberá presentarse al siguiente año. En general, las declaraciones informativas anuales se reciben hasta el 15 de mayo de cada año.

Otro motivo común por el que un ministerio puede recibir una revocación automática es porque simplemente se les olvida presentarlo. Usualmente, un ministerio que sigue en las primeras etapas de desarrollo no cuenta con los recursos necesarios para contratar personal para que le ayude con los requisitos administrativos. A menudo, todas las responsabilidades recaen sobre los hombros de una persona, y con todo lo que se tiene que hacer para hacer que crezca el ministerio, esto es algo que se puede olvidar fácilmente. Sin embargo, como puede ver, es importante que se complete este requisito cada año.

Recuperando su estatus de exención fiscal

Afortunadamente, si recibe(ió) una revocación automática del IRS, eso NO quiere decir que no puede recuperar su estatus de exención fiscal. En el Procedimiento de Ingresos 2014-11, el IRS explica cuatro procedimientos que puede usar una organización para solicitar su restablecimiento. Estos procedimientos son los siguientes:

  • Restablecimiento Retroactivo Simplificado
  • Proceso de Restablecimiento Retroactivo (dentro de 15 meses)
  • Restablecimiento Retroactivo (después de 15 meses)
  • Restablecimiento por la Fecha del Sello Postal

Desafortunadamente, debido a que cada procedimiento de restablecimiento es un proceso extenso, este post no es la mejor plataforma para explicar cada uno de ellos. Sin embargo, la clave importante que podemos aprovechar de esto es que existe una manera de recuperar su estatus de exención fiscal y cuanto antes busque su restablecimiento, más fácil será el proceso. Si recibe, o si ha recibido, una carta de revocación automática, por favor no dude en comunicarse con nosotros. Puede comunicarse con nosotros al número gratuito 877-494-4655 y uno de nuestros especialistas capacitados estará encantado de servirle a usted y a su ministerio.

Iglesias, tengan cuidado

Si usted es una iglesia y recibe una revocación automática de parte del IRS por no presentar el Formulario 990 durante tres años consecutivos; podría haber un problema más grande entre manos, ya que las iglesias están exentas de tener que presentar el Formulario 990. Lo más probable es que el razonamiento se debe a un error de clasificación. En lugar de estar clasificada como iglesia bajo la sección 170(b)(1)(A)(i), probablemente usted está aprobado bajo una clasificación diferente. Ahora bien, hay una manera sencilla de determinar si usted fue mal clasificado. Para ello tendrá que localizar su carta de aprobación 501(c)(3). En la parte superior derecha de la carta debe de ver donde dice “Estatus de Beneficencia Pública”. En el caso de las iglesias, el código fiscal referenciado bajo “Estatus de Beneficencia Pública” debe de decir 170(b)(1)(A) (i). Además, la carta de aprobación de la iglesia debe de indicar (donde la carta dice “Formulario 990 Requerido”) que no está obligado a presentar el Formulario 990. Si la parte de “Estatus de Beneficencia Pública” o del “Formulario 990 Requerido” de su carta de aprobación dice algo diferente, es imperativo que se encargue de estas cuestiones de inmediato.

¡Nosotros le podemos ayudar!

Mantener al día los aspectos espirituales y administrativos de la operación de un ministerio puede ser una tarea ardua, especialmente cuando todas las responsabilidades descansan completamente sobre sus hombros. Creo firmemente que Dios no ha llamado a nadie para que sea un “Llanero Solitario” en Su reino. Él coloca a la gente y los recursos en su camino para que le ayuden donde más lo necesita. Es un honor para nosotros servirle quitando algunas de esas responsabilidades administrativas  de sus hombros.

10 Pasos Importantes para Efectuar las Deducciones Fiscales

Cada año, las iglesias tienen la obligación de enviarles a todos sus donadores un recibo para sus impuestos. Hace dos años, una pareja perdió más de $25,000.00 en deducciones debido a que el recibo de donación de la iglesia no contenía la información correcta. Este no tiene por qué ser su caso. Si dar seguimiento a las donaciones que recibe y luego mandar los recibos es un requisito, entonces ¿por qué no se facilita las cosas y usa herramientas poderosas que lo hacen posible? Nuestro nuevo programa Kingdom Steward® basado en la computación en nube hace que sea muy sencillo. Incluso le permite enviar recibos que cumplen con los requisitos del IRS por correo electrónico con sólo hacer clic en algunos botones.

¿Qué dice su recibo sobre su iglesia?

Hacer esto bien dice mucho sobre la administración de su iglesia. Los buenos administradores prestan atención a los detalles y trabajan duro para que las personas a las que sirven no tengan que hacerlo. ¿Sus congregantes pueden estar seguros de que el recibo que usted les envíe es a prueba del IRS? ¿Está seguro de que su recibo cumple totalmente? Permítame decirle lo que se  debe y lo que no se debe hacer con los recibos de las contribuciones. 

  1. Asegúrese de que el nombre y dirección del donante es correcta: Aunque usted no lo crea, muchos recibos de las contribuciones tienen errores ortográficos en el nombre y la dirección. Antes de imprimir el recibo de la contribución, revise los nombres y direcciones de sus donantes, y asegúrese de que la información es correcta.
  2. Entréguelos el 31 de enero o antes: A finales de enero, la mayoría de los contribuyentes han recibido sus formularios W-2, 1098, 1099-misc, y otros documentos relacionados con los impuestos. Para que un contribuyente pueda deducir lo que donó a la iglesia debe recibir el recibo de su contribución antes de que presente su declaración de impuestos. En la práctica, usualmente resulta buena idea anunciar públicamente que sus recibos serán emitidos el 31 de enero y que deben de presentar su declaración de impuestos hasta que reciban su recibo.
  3. De un reconocimiento especial cuando una donación sea por $250.00 o más: Asegúrese de incluir los 4 datos de información adicional. – El recibo debe declarar la cantidad de la contribución.- El recibo tiene que dar una descripción de cualquier cosa que la iglesia/ministerio haya dado a cambio de la donación. Por ejemplo, muchas organizaciones usan campañas de mercadeo para alentar que las personas hagan donaciones. Podría decir algo como, “Si usted hace una donación de $500.00, nosotros le enviaremos un libro especial, firmado por el autor”.- El recibo tiene que dar un valor de lo que el contribuyente recibió a cambio;

    – El contribuyente debe tener en sus manos el recibo antes de declarar sus impuestos o antes de la fecha de vencimiento de su declaración, incluyendo las extensiones.

  4. Indique si cada elemento es deducible: Cuando su iglesia emite un recibo de la contribución, normalmente indica la fecha de cada contribución, el fondo al que fue donado, y el monto dado. Para que sea más claro, su recibo detallado de contribuciones debe indicar si el elemento es deducible. En algunos casos, la donación que realiza una persona no es deducible de impuestos. El punto 10 explica cuando una donación no es deducible. A continuación encontrará un ejemplo de cómo debe de aparecer cada contribución en el recibo de contribuciones.
  5. Fecha Fondo de Ingresos ¿Deducible? Cantidad
    1/8/2015 Diezmos y Ofrendas Si $110.00
    1/15/2015 Diezmos y Ofrendas Si $110.00
  6. No dé un recibo deducible de impuestos por bienes donados: En ocasiones una persona da sus bienes personales a la iglesia como una donación. Para que el donante reciba una deducción fiscal, él/ella debe de recibir un reconocimiento por escrito de parte de la iglesia. Véase el punto seis.
  7. No estime o tase la propiedad donada: La sección 170(f) (8) (b) y la regulación del IRS 1.170A-13(f) establece que el reconocimiento por escrito que emite la iglesia al donante no debe de declarar el valor del artículo donado. En otras palabras, la iglesia solo tiene permitido darle al donador una carta describiendo en detalle la propiedad que fue donada y si la iglesia podrá utilizarlo para promover sus propósitos exentos.
  8. No emita un recibo por tiempo y servicios donados: Este año muchas iglesias darán un recibo de la contribución a las personas que donaron su tiempo y servicios a la iglesia. A pesar de que servir a la iglesia de esta manera es algo noble, el código fiscal no permite que estas personas reciban una deducción fiscal por el tiempo y servicios donados.
  9. No dé un recibo por alquiler donado: El año pasado muchos pastores me preguntaron si tenían permitido darle a su arrendador un recibo de la contribución por el descuento que él/ella les hacía sobre la renta. Esto no es deducible de impuestos y la iglesia no debe de dar un recibo de la contribución por la renta reducida.
  10. No dé un recibo por un carro donado: Si alguien dona su coche a su iglesia, no anote la contribución en un recibo de la contribución normal. Para que el donante reciba una deducción, la iglesia debe darle una carta (reconocimiento contemporáneo por escrito) que cumpla con los requisitos de la sección 170(f) (12). La carta debe indicar el nombre del donante, dirección, número de seguro social, el número de identificación del vehículo, y si la iglesia utilizará el auto, lo dará a una familia necesitada, o si lo venderá. En lugar de la carta, la iglesia puede darle al donante una copia B del formulario 1098C.
  11. No dé un recibo deducible para una donación restringida: En algunas ocasiones un donante puede hacer una contribución condicionada a la iglesia. Si el donante hace un regalo pero mantiene control sobre cómo lo utilizará la iglesia, no es deducible de impuestos. De acuerdo con el punto 4 anterior, puede enumerar la contribución, pero enlístela como no deducible.

Uno de los mayores deseos que tienen los pastores y líderes es administrar bien el negocio y el aspecto fiscal de su iglesia/ministerio. Sin embargo, con la manera en que ahora son las cosas, lograrlo es cada vez más difícil. A menudo, uno siente que tiene que elegir entre el ministerio y la administración. ¡Ese no tiene que ser su caso! De hecho puede tener ambas cosas. StartCHURCH ha diseñado una conferencia para ayudarlo a aprender a crear una estructura que crezca a medida que lo hace su iglesia/ministerio. Lo invito a asistir a una en una ciudad cerca de usted. Cambiará la manera en la que lleva su ministerio para siempre.

¿Su iglesia No Declara la Totalidad de los Impuestos?

 

El informe de déficit tributario del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) revela que el no declarar la totalidad de los impuestos continúa siendo el aspecto principal que contribuye al déficit tributario. Este es un informe que el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) emite cada tantos años y que, básicamente, muestra la cantidad de impuestos que se debe y qué cantidad de esos impuestos realmente se recolectan a tiempo. Hay cerca de medio billón de dólares allá fuera que se le deben al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS), el 90% del cual es debido a no declarar la totalidad de los impuestos. La no declaración total de los impuestos en las iglesias ocurre cuando las iglesias no declaran los pagos realizados a sus pastores, ministros invitados, músicos, trabajadores de la guardería y contratistas. Las iglesias a menudo les dan a sus oradores invitados una ofrenda de amor ya sea en efectivo o con un cheque, y muchas veces no consideran que debe ser declarada en el Formulario 1099-Misc. Este es un error muy común que las iglesias cometen. Otro error se comete a menudo con el respaldo que las iglesias les envían a los misioneros en el exterior. Muchas iglesias le envían dinero a un ciudadano de EE.UU. que es un misionero, pero no completan correctamente los debidos formularios para documentarlo.

Cómo las iglesias no declaran la totalidad de los impuestos

Permítame compartir con usted 3 maneras en que las iglesias no declaran la totalidad de sus impuestos y contribuyen al déficit fiscal del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS).

1. Ofrendas de amor a los pastores: Existen muchos “nombres” para describir el acto de bendecir a un pastor. Algunos lo llaman “ofrendas de amor al pastor”, un “símbolo de amor”, o el “primer fruto”, mientras que otros pueden referirse a ello como “un obsequio de amor” o una “ofrenda por propia voluntad”. No importa de qué manera lo llame, en casi todos los casos, debe ser declarado en el Formulario W-2. Cada año, millones de dólares de las ofrendas de amor a los pastores quedan sin declararse porque muchas iglesias no declaran correctamente al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) estos obsequios entregados, según lo requiere la ley. De la misma manera, muchos pastores, creyendo que es un obsequio, tampoco lo declaran.

2.  Subsidio de vivienda no documentada: Muchos pastores sostienen que no reciben un salario. En su lugar, reciben un subsidio de vivienda. Desconocido para muchos, el Reglamento del Departamento de la Tesorería 1.107-1 requiere que sea adecuadamente documentada. De lo contrario queda sujeta al impuesto federal sobre los ingresos. Además, a menos que el pastor haya solicitado y recibido exitosamente la exención de impuestos por empleo autónomo, el subsidio de vivienda pagada a un ministro queda sujeta a un impuesto de empleo autónomo del 15.3%. Este es un pequeño hecho que puede traer consecuencias devastadoras a las iglesias y ministerios hoy en día.

3. Salario del pastor inadecuadamente documentado: ¿Sabía usted que la sección 4958 prohibe estrictamente que un acuerdo de salario entre la iglesia y el pastor tenga ningún tema pendiente? La sección 4958 exige que su salario sea aprobado antes de que él/ella comience a recibirlo y que sea un monto de salario fijo. El error ocurre cuando la iglesia y el pastor acuerdan y documentan un salario pero nunca tratan el tema de las ofrendas de amor y otras fuentes de ingresos que él/ella pueda recibir a través de la iglesia. Luego, la iglesia declara el salario pero no incluye otros ingresos que el pastor pueda recibir de parte de casamientos, funerales, obsequios de amor, etc.

Para concluir

El servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) está totalmente al tanto de que estos asuntos comunes de incumplimiento con la declaración de la totalidad de los impuestos existen en las iglesias. Es solo cuestión de encontrarlos. Más que nunca, el déficit tributario es un recordatorio de que el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) tiene un incentivo cada vez mayor de mejorar su habilidad para encontrar estos asuntos a nivel cotidiano. Para la Iglesia, nuestro incentivo para lograr hacerlo bien y seguir haciéndolo bien va más allá de cualquier posible consecuencia del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS). Lo que más importa es que nosotros como Iglesia hagamos las cosas con excelencia porque estamos en un negocio orientado al Reino, y complace a nuestro Padre celestial cuando hacemos las cosas bien.

Los 5 Desafíos que enfrentan las Iglesias

El panorama para las iglesias y ministerios está lleno de obstáculos. A lo largo de los últimos veinte años, el Congreso y el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) se han interesado mucho en las actividades de las iglesias, ministerios, y organizaciones sin fines de lucro, lo que ha llevado a la promulgación de la sección 4958, y a la creación del Proyecto de Cumplimiento con la Remuneración Ejecutiva de las Organizaciones Exentas, lo que tuvo como resultado mayor presencia de aplicaciones de la ley y millones de dólares en multas. Aquellos quienes no perciben cómo ha ido cambiando este panorama pueden encontrarse inundados en problemas con sus impuestos. De tal manera, también pierden los cientos de realmente excelentes beneficios y exenciones disponibles.

Dicho eso, echemos un vistazo al camino que las iglesias y ministerios están enfrentando. Voy a tratar solo algunas áreas que pueden traer consigo desafíos para su ministerio. Si bien siempre estoy convencido de que el Señor liderará Su iglesia victoriosamente, una de las maneras en que hace esto es haciendo sonar la alarma para que Su iglesia no sea tomada por sorpresa.

1. Tenga cuidado con sus actividades

Las actividades cotidianas de las iglesias y los ministerios necesitan estar equilibradas con el reglamento de impuestos sobre los ingresos en 1.501. Básicamente, el reglamento establece que si una organización participa considerablemente de una actividad que no esté exenta de impuestos, la organización pierde su condición de exención de impuestos. Además, la Corte Suprema de EE.UU. dictaminó, “Un solo objetivo que no esté exento, si es de carácter importante, excluiría a una organización de cumplir los requisitos bajo la sección 501(c)(3) del Código”.

Esto lleva a replantearse algunas de las actividades en las que participan las iglesias, que podrían excluir a las mismas de la condición de exención de impuestos en el caso de ser auditadas. Tales actividades pueden incluir (pero no se limitan a):

  • Alquilar las instalaciones al público local
  • Organizar demasiadas ventas de pasteles
  • Operar una cafetería o librería durante eventos que no tengan relación con la iglesia o ministerio

No se trata de que una iglesia no pueda participar en ninguna de estas actividades, sino de que estas actividades, si NO se llevan a cabo correctamente, pueden ser clasificadas como actividades que no están relacionadas con el fin caritativo de la iglesia y posiblemente pueden ser dictaminadas como considerables por el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS). Si esto ocurre, su ministerio puede perder su condición de exención de impuestos.

2. Se le permite al Servicio de Recaudación de Impuestos darle malos consejos y no ser responsable de ello

En una sentencia judicial del 2011 (David Michael Maser vs. Comisionado), la corte dictaminó que si un empleado del Servicio de Recaudación de Impuestos le da malos consejos, el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) no es vinculante. ¿Puede usted imaginarse lo que eso significa para su iglesia? Muchos empleados del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) no están lo suficientemente entrenados para contestar asuntos sencillos, mucho menos con las complejidades de la iglesia y el ministerio. Por lo tanto, si tiene una pregunta no llame al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS). Busque un asesoramiento de un abogado o contador público.

3. Cunas en la guardería de la iglesia

Informarse acerca de este tema resulta crucial. Si alguna vez necesita un cuna de bebé para la guardería de la iglesia, pedirle a un padre que done la cuna que su hijo ya no necesita no va a funcionar más. Usted va a tener que tirar todas esas cunas donadas y reemplazarlas con cunas que cumplan con el Código 1219.2. Al momento de comprar una cuna nueva, asegúrese de que cumpla los requisitos. Aquí se encuentra una referencia a las reglas. Si su compañía de seguros no se lo ha solicitado aún, probablemente lo harán pronto. 

Entonces, ¿qué hace una iglesia con las cunas que no cumplen los requisitos? Tal vez suene completamente contrario a su misión de ayudar a los pobres, pero puede haber responsabilidad si usted dona las cunas a una familia necesitada. Tenga en cuenta que al donar dicha cuna, usted asume un gran riesgo de responsabilidad si el niño se lastima en la cuna, o peor aún, si sufre un accidente fatal. ¿Adivine quién golpeará a su puerta?

4. Caso de la Corte Suprema cambia potencialmente la definición de un ministro

Esto es en realidad algo bueno. El 11 de enero de 2012, por primera vez, la Corte Suprema emitió un dictamen que afecta la definición de un ministro y brinda orientación acerca de qué medidas puede tomar una iglesia para ordenar sus propios ministros. Que una iglesia asigne el título de ministro no es suficiente. En este caso, la iglesia revisó hechos y circunstancias y sostuvo que el individuo en cuestión fue ordenado por una iglesia aunque la mayoría de sus funciones eran de oficina y de educación, y no sacerdotales. Son demasiados los detalles como para detallar aquí. Enseñamos esto en todas nuestras conferencias. Si nunca ha asistido a una, le garantizo que recibirá información fortalecedora que es oportuna para la iglesia hoy en día.

5. Cambios a las retenciones y depósitos de impuestos

Si su iglesia cuenta con empleados, todos los impuestos que usted retiene deben ahora ser pagados al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) en forma electrónica, utilizando el Sistema Electrónico de Pago de Impuestos Federales (EFTPS.gov). Cuando usted paga sus impuestos en forma electrónica recibirá un número que puede utilizarse como recibo o para rastrear el pago. Asegúrese de no perderlo. La gran mayoría de las iglesias deben pagar sus impuestos de nómina de forma mensual, por lo general antes del día 15 de cada mes. Las fechas para pagar los impuestos de nómina son muy estrictas y pueden fácilmente llevar a sanciones, según se muestra a continuación.

2% – Depósitos realizados con un retraso de 1 a 5 días.

5% – Depósitos realizados con un retraso de 6 a 15 días.

10% – Depósitos realizados con un retraso de 16 días o más.

Con más de 10 días de retraso posterior a la primera factura del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS): 15%

Haga sonar la alarma

Entonces, ¿qué hace usted con este tipo de información? Lo que yo he descubierto es que aunque lo anuncio con un nivel de volumen de 10, muchos líderes lo escuchan con un nivel de volumen de 1. Desafortunadamente, muchas iglesias tienen problemas de cumplimiento, y con el aumento del escrutinio de las iglesias y la presencia de ejecución del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) los años por venir pueden resultar más desafiantes para que las iglesias comiencen bien (StartRIGHT™) y se mantengan bien (StayRIGHT™).

Lo que Frena el Impulso de las Iglesias; Una Lectura Obligada para Todos los Pastores

Imagínese transitar por el mejor año que su iglesia jamás haya tenido. El incremento en cantidad y discipulado durante los últimos meses ha sido asombroso, y durante las últimas 6 semanas solamente han habido más de 20 nuevas salvaciones cada domingo. Esto es lo que el Pastor Edgar estaba viviendo cuando surgió una acusación contra él. Un grupo de individuos insatisfechos se había reunido y había convencido a algunos de los miembros de que el Pastor Edgar tenía demasiado control de la iglesia. A pesar del crecimiento que la iglesia estaba transitando y de la cantidad de gente que se había sumado en el último año, todo parecía estar en peligro debido a un pequeño grupo de miembros insatisfechos.

Todos los pastores luchan por mantener el impulso. Es un hecho de la vida que el impulso va y viene. Sin embargo, lo que he descubierto es que aquellos que tienen el mayor éxito son los que con determinación se esfuerzan continuamente por mantener al impulso de su lado. Recuerdo esa primera vez en que sentí que perdí el impulso como pastor. Había tomado una serie de malas decisiones porque intentaba evitar el conflicto con un miembro insatisfecho de la iglesia. Debí haber lidiado con esa persona yo solo y enfrentado una situación muy incómoda pronto antes de que se me fuera de las manos. En vez de hacer eso, intenté tranquilizarlo, y me salió el tiro por la culata. Si bien nuestra joven iglesia había adquirido mucho impulso durante su primer año, llevó mucho tiempo recuperarse de la pérdida de impulso que esa situación provocó, y se sintieron sus efectos durante varios meses a partir de ahí. Permítame compartir con usted cuatro cosas que ponen fin al impulso.

1. Una Mala Ofrenda el Domingo: Los líderes jóvenes y los de las iglesias pequeñas pueden experimentar cambios semanales del impulso basados en la ofrenda del domingo. Una buena ofrenda y todo está bien. Pero una mala ofrenda y sentimos que el cielo se nos cae encima ¡y con él todo nuestro ministerio! Lo aliento a que se resista a la perspectiva del pesimismo financiero en su ministerio; mantenga el impulso y siga planeando intencionalmente la próxima etapa de crecimiento.

2. Un Miembro de la Iglesia Insatisfecho: Una manera efectiva de lidiar con un miembro de la iglesia insatisfecho es decirle adiós. Mi consejo puede sonar frívolo e insensible, pero conozco los peligros de mantener a alguien por demasiado tiempo. Es mucho más fácil mantener el impulso al decirle adiós a una persona que al decirle adiós a un gran grupo de personas que se van debido a esa persona. Los pastores tienden a extenderse más de la cuenta intentando razonar con alguien que probablemente no entiende razones. Una de las cosas que pone fin al impulso es no poder reconocer cuándo es mejor dejar ir que razonar. Eso me recuerda a algo real que pone fin al impulso: el/la secretario/a o tesorero/a insatisfecho/a de la iglesia. Nadie sabe más acerca del funcionamiento interno de su iglesia que el/la secretario/a de la junta de la iglesia o el/la tesorero/a. Ellos saben en qué puntos usted es fuerte y en cuáles débil. Cuando el/la secretario/a o tesorero/a se vuelven insatisfechos, hay una tendencia de el/la secretario/a o tesorero/a insatisfecho/a de decidir advertir a los otros acerca de usted. Él/ella lo describe de la manera más noble: para evitar que otros sufran la misma pérdida que él/ella ha sufrido en manos de un mal pastor. ¿Sabía usted que uno de los motivos más comunes por los cuales el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) investiga a las iglesias son las declaraciones presentadas por secretarios/as y tesoreros/as insatisfechos/as? Bajo las reglas de la sección 7611, se le pide al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) que investigue cualquier declaración de cualquier persona que suene creíble. Hablando de perder el impulso–¡imagínese teniendo que lidiar con eso!

3. Repetir un Error: Nada puede quitarle el impulso más que cometer el mismo error dos veces. Le quita el impulso porque los pastores tienden a ser más duros con ellos mismos de lo que deberían ser. El Apóstol Pablo compartió gran sabiduría cuando dijo que él resueltamente eligió no centrarse más en el pasado sino avanzar hasta conseguir el premio del llamamiento celestial. Sería inteligente de nuestra parte recordar lo mismo. Eso no es fácil de hacer. Es difícil dejar ir los errores, especialmente cuando uno se da cuenta de que es la segunda o tercera vez que comete el mismo error.

4. Notar que hay muchos pastores que son más exitosos que usted: No importa qué tan grande o exitoso llegue a ser su ministerio, siempre encontrará a alguien más exitoso que usted. La razón de esto es que el éxito es una cuestión de percepción (Pr. 13:7). Es muy bueno alegrarse por el éxito de otra persona, pero siempre es fatal creer que él/ella ha sido exitoso/a porque es mejor que usted. Este tipo de pensamiento quita todo el impulso.

Pelee la buena batalla

Mantener su impulso es una batalla que vale la pena pelear. Si usted encuentra que está luchando con cualquiera de las situaciones que ponen fin al impulso mencionadas más arriba, es tal vez tiempo de modificar eso en lo que se está centrando. La voz alentadora de Dios nos recuerda que debemos centrar nuestra mirada en el autor y perfeccionador de nuestra fe; Aquel que lo llama es fiel. Cuando nuestros ojos estén adecuadamente enfocados en Dios, encontraremos que todo lo demás se alinea correctamente.

4 Pasos Hacia el Cumplimiento con la Nómina

El Pastor Jenkins siempre ha sido del tipo de personas que hacen las cosas “al pie de la letra”. Al crecer en una familia de militares, era natural que su familia fuera estricta y ordenada, pero también estaba llena de amor. Sus padres eran devotos seguidores de Cristo, y fue durante su adolescencia que él aprendió a amar al Señor, así también como a su país.

Tras graduarse de la escuela secundaria, decidió pasar cuatro años en la Marina de los Estados Unidos para mantener la tradición que su padre y su abuelo habían establecido. Fue durante este tiempo que sintió por primera vez que el Señor lo llamaba al ministerio.

Una vez que hubo completado su servicio en la Marina, el Pastor Jenkins supo que su llamado era ser un pastor, pero antes decidió obtener un título en negocios. Su razón para obtener su título antes de lanzarse de lleno en el ministerio, era sencillo: 1) aprovechar la educación gratuita pagada por el gobierno por su servicio en la Marina; y 2) porque pensó que tener un título en negocios lo ayudaría a iniciar y operar una iglesia en un sentido administrativo.

Más de lo que se ve a simple vista

Luego de obtener su título y de recibir la bendición de su pastor para iniciar una iglesia, el Pastor Jenkins y su esposa se mudaron a Charlottesville, Virginia, para establecer la iglesia que Dios había puesto en su corazón por primera vez 6 años antes. Si bien sabía que establecer una iglesia tendría sus desafíos, él confiaba en las habilidades administrativas que tendría la oportunidad de utilizar.

Luego de 12 años, todo parecía ir bien en la iglesia; tanto espiritual como administrativamente. La iglesia recibía un promedio de 500 – 600 miembros cada domingo,  contaban con un exitoso programa de niños y jóvenes, e incluso tenían un ministerio de compromiso con la comunidad que ayudaba a alimentar a aproximadamente 400 familias necesitadas por mes. A nivel administrativo había abundante superávit en la cuenta corriente de la iglesia, tenían una cuenta de ahorro “saludable”, y la iglesia contaba con un total de 6 empleados de tiempo completo y 2 empleados de medio tiempo. Todo parecía funcionar como debía ser. Sin embargo, luego de asistir a una de nuestras conferencias, el Pastor Jenkins se dio cuenta de que algunos de los aspectos administrativos que le enseñaron en la universidad no funcionaban exactamente de la misma manera en la iglesia. La forma en la que la iglesia había establecido su nómina era incorrecta, y él sabía que debía realizar un cambio.

Nómina de la Iglesia

Cuando una iglesia contrata a un trabajador, una de las decisiones iniciales que deben tomarse es si tratar al trabajador como un trabajador contratado o como un empleado. Esta decisión puede parecer insignificante, pero tiene grandes implicaciones cuando de nómina se trata.

Muchas iglesias ignoran que la sección 3121(b)(8)(A) le prohibe a la iglesia retener impuestos de Seguridad Social y de Seguro Médico del sueldo ganado por un ministro. Es responsabilidad del ministro pagar el impuesto de empleo autónomo del 15.3% sobre su sueldo y subvención por vivienda a menos que él/ella haya solicitado la exención de impuesto de empleo autónomo. Asimismo, los ministros están exentos de retenciones de impuestos sobre los ingresos. Es importante tener en cuenta que esto no significa que los ministros están exentos de tener que pagar el impuesto sobre los ingresos; sino que la iglesia no tiene que retener el impuesto sobre los ingresos de su pago.

Sin embargo, según la Publicación 517 del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS), un ministro “puede firmar un acuerdo voluntario de retenciones con la iglesia para cubrir cualquier impuesto sobre los ingresos y de empleo autónomo que estuviera por vencer”.

Esta es quizá el área en particular que puede causarle a una iglesia la mayor cantidad de traspiés cuando de nómina de la iglesia se trata. Para ayudarlo a entender mejor, veamos la situación única de los ministros.

La situación única de los ministros

A fin de comprender la situación única de los ministros, primero debe entender de qué manera el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) clasifica a un empleado vs un individuo autónomo (trabajador por contrato). Una vez que haya entendido eso, podrá comprender la situación dual de los ministros respecto de los impuestos.

Empleado vs trabajado por contrato

A menudo, cuando una iglesia contrata a un trabajador, una de las decisiones iniciales más importantes que la iglesia debe tomar es si tratar al trabajador como un empleado o como un trabajador por contrato. Muchas iglesias creen erróneamente que está decisión queda a criterio de ellos, cuando en realidad el gobierno federal utiliza reglas del derecho consuetudinario para determinar si un trabajador es un empleado o un trabajador por contrato.

La Publicación 15-A del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) manifiesta,

“Bajo las reglas del derecho consuetudinario, cualquiera que lleve a cabo servicios para usted es generalmente su empleado si usted tiene el derecho de controlar qué se hará y cómo se hará. Esto es así incluso cuando le otorga al empleado libertad de acción. Lo que importa es que usted tiene el derecho de controlar los detalles de cómo se desempeñan los servicios.”

Las reglas del derecho consuetudinario se componen de tres factores: control de comportamiento, control financiero, y la relación de las partes. A continuación se repasa brevemente cada uno de ellos.

  • Control de comportamiento: ¿Tiene la iglesia la habilidad para dictar cómo y cuándo la persona desempeña sus funciones? Si esto es así, el individuo es un empleado.
  • Control financiero: ¿Controla la iglesia los aspectos comerciales del trabajo de la persona? ¿Puede el individuo buscar otras oportunidades laborales? Si al/a la trabajador/a no se le permite buscar otras oportunidades laborales entonces él/ella es un empleado/a de la iglesia.
  • Relación de las partes: ¿Brinda el individuo funciones/servicios que son vitales para la existencia de la iglesia? Si esto es así, él/ella es un empleado/a.

La situación impositiva dual de los ministros

Según la Publicación 517 del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS), la mayoría de los ministros tiene una situación impositiva dual. Lo que esto significa es que un ministro es un empleado de la iglesia para los fines del impuesto federal a los ingresos y empleado autónomo para los fines de Seguridad Social.

A menudo, las iglesias tratan a sus pastores como personas autónomas y asumen que pueden entregarles a los pastores un Formulario 1099-MISC. En realidad, dado que un ministro es generalmente considerado un empleado bajo las reglas del derecho consuetudinario, el ministro debería ser tratado como un empleado para los fines del impuesto a los ingresos y debería recibir el Formulario W-2 e indicar el salario que la iglesia le paga.

Cuando de impuestos de Seguridad Social se trata, el ministro es considerado trabajador autónomo y debe pagar el 100% de esos impuestos. A diferencia del resto de la población que paga impuestos, cuando un ministro completa su declaración de ingresos, él/ella es el/la responsable de pagar impuestos federales a los ingresos e impuestos de trabajador autónomo. Por ejemplo, cuando una persona hace un trabajo secular, el empleador retiene el impuesto federal a los ingresos y el impuesto de Seguridad Social. Ese simplemente no es el caso de un ministro debido a su situación impositiva dual. Por lo tanto, un ministro empleado por su iglesia debería recibir un Formulario W-2 e indicar en él el sueldo obtenido de la iglesia, y no un Formulario 1099-MISC.

Ahora que usted comprende cómo el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) clasifica a un empleado utilizando reglas del derecho consuetudinario, y que los ministros tienen una situación impositiva dual, permítame darle algunas recomendaciones pertinentes a la nómina de la iglesia.

Recomendaciones pertinentes a la nómina de la iglesia

  • Decida quién manejará la nómina: Ya sea que usted decida llevar el registro de su propia nómina o contratar temporariamente a un profesional, cuanto antes usted pueda hacer esto mejor. Si usted decide que la nómina sea una responsabilidad interna, es entonces importante que la iglesia calcule cuidadosamente cuánto impuesto federal al ingreso retener y quién necesitará o no que le retengan impuesto para la Seguridad Social y para el Seguro Médico. Si contrata a una empresa que le lleve la nómina asegúrese de que entiendan la diferencia entre ministros y empleados normales.
  • Haga que cada empleado complete el Formulario W-4: Este formulario se utiliza para reunir la información necesaria para retener el monto adecuado de impuestos. El Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) requiere que el empleador conserve este formulario en el historial del empleado en todo momento. Ya sea que usted tenga un ministro (especialmente si él o ella ha firmado un acuerdo voluntario de retención) o un empleado normal, este es un paso importante y necesario para asegurarse de que se deduzca el monto adecuado de impuestos. Este formulario no será enviado al Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS).
  • Elija una frecuencia de nómina: Dado que cada iglesia es única y varía en preferencias, es importante que su iglesia elija si ejecutará la nómina de manera semanal, quincenal, o mensual. Hemos descubierto que la mayoría de las iglesias que manejan sus propias nóminas prefiere una agenda de pagos semanal, y aquellas que contratan temporalmente a un profesional prefieren una nómina quincenal y a veces mensual.
  • Sepa qué declaraciones informativas utilizar: En relación a la nómina, se requiere que la iglesia presente el Formulario 941 cada trimestre. Aquellos que estén clasificados como empleados recibirán el Formulario W-2 por parte de la iglesia, y los trabajadores contratados que reciban más de $600 en ingresos anuales por parte de la iglesia recibirán el Formulario 1099-MISC. Es necesario que los trabajadores contratados le entreguen a usted el Formulario W-9. La iglesia luego tendrá que presentar ante el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) copias de todas las declaraciones W-2 con el Formulario W-3, y copias de todas las declaraciones 1099-MISC con el Formulario 1096.

Sanciones por no retener impuestos de nómina

Dado que el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) pasa una cantidad considerable de tiempo asegurándose de que las declaraciones informativas se presenten en tiempo y forma, las obligaciones de impuestos de nómina pueden llegar a ser las más pesadas con las que se enfrentan las iglesias. Las sanciones por no cumplimiento pueden ser duras. Por ejemplo, las secciones 6721 y 6722 prevén sanciones si la iglesia no presenta estos formularios en tiempo y forma. Las sanciones van desde los $30.00 por cada declaración hasta los $100.00 por cada declaración, y si el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) dice que no se presentaron las declaraciones deliberadamente, la sanción puede ser de hasta $250,000.00. Asimismo, si se encuentra que una organización está en incumplimiento en relación con la retención de impuestos de nómina, de conformidad con la sección 6502, el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) puede revisar 10 años previos de presentaciones de nómina para asegurarse de que fueron presentadas correctamente. 

Conclusión

Estoy convencido de que si dedica tiempo a trabajar EN su ministerio en lugar de simplemente DENTRO DE su ministerio, usted puede crear una infraestructura sólida en la cual operar la nómina y otras responsabilidades administrativas de la iglesia.

Dicho esto, me gustaría alentarlo a considerar utilizar nuestros recursos y servicios. Si quiere más información en relación con la nómina, considere inscribirse en nuestro curso en línea de cumplimiento con la iglesia, StartCHURCH University. Disponemos de una unidad completa que consiste de cuatro capítulos dedicados a este tema. O quizá, quiera usted aprender a presentar correctamente los formularios W-2 y 1099 para su iglesia. En ese caso, la applet W-2 y 1099 en nuestro Despacho de Gerencia le dará instrucciones paso a paso de cómo presentar electrónicamente las declaraciones informativas para su iglesia. Y, por último, usted siempre es bienvenido a pasar un día en una de nuestras Conferencias Primordiales de Estructuras para Iglesias.

Contando el Dinero de la Iglesia: Lo que se debe y no se debe hacer

Cuando uno piensa en lo que significa ser llamado al ministerio, se le vienen a la mente imágenes de avivamiento, predicar a las masas e impactar comunidades a nivel local, nacional e internacional para el Reino de los Cielos. A menudo, uno imagina traer buenas noticias a los pobres, proclamar la libertad a los prisioneros, y sanar a aquellos con heridas físicas y espirituales. Uno casi nunca piensa en balances financieros, declaraciones de ganancias y pérdidas, notas financieras y declaraciones cuando se imagina lo que el “ministerio” implicará. Sin embargo, estos términos sí se convierten en una realidad cotidiana y si no se entienden correctamente, pueden causar potencialmente mucho estrés y angustia indebida.

Las necesidades de los “dolores de crecimiento”

En una anterior publicación en el blog, revelé cómo siendo un pastor joven solo unas semanas después de mi llamado, comencé a darme cuenta de que había otro aspecto totalmente diferente de mi llamado que simplemente predicar y enseñar la palabra de Dios. Había decisiones administrativas de las cuales yo era responsable. Una de esas responsabilidades era crear un sistema de contabilidad por medio del cual nuestra iglesia manejaría sus finanzas.

Yo ya estaba familiarizado con términos como hojas de balance, ganancias y pérdidas, notas financieras y declaraciones, pero sabía que para que yo pudiera ver el sueño que Dios había plantado en mi corazón florecer en una iglesia vibrante, necesitaría pasar un poco más de tiempo familiarizándome más con estos términos.

Le pido que me acompañe un momento mientras comparto con usted algo de información básica que aprendí sobre la marcha acerca de crear/establecer un sistema de contabilidad para su iglesia. Quizá su iglesia ya tenga un sistema establecido. Aún así, me gustaría alentarlo a continuar leyendo y a acompañarnos en este corto viaje mientras analizamos las bases de crear un sistema de contabilidad para su iglesia; uno nunca sabe, tal vez hasta aprenda algo nuevo.

Cuando la realidad golpea

Es importante que se aplique un método contable adecuado en su organización desde el principio. Este es un aspecto de su iglesia/ministerio que requiere de atención semanal, por no decir atención diaria. La mayoría de las iglesias comienzan con el pastor prometiendo que los libros de la iglesia siempre estarán en orden y que cada centavo será contabilizado de manera clara y concisa. Sin embargo, la ardua tarea de mantener finanzas claras y concisas se convierte en realidad cuando ocurren todas las actividades cotidianas de la iglesia, el trabajo, las relaciones, la crianza de los hijos y el resto de la vida. Los libros financieros de la iglesia pueden rápidamente pasar a un segundo plano y quedarse a medio camino.

Es por este motivo que le recomiendo que se tome un tiempo para estudiar los diferentes métodos contables para determinar cuál será el más congruente con la estructura de su organización. Entonces, comencemos este camino analizando dónde debe comenzar.

Dónde comenzar?

Los sistemas de contabilidad generalmente se guían por el período contable o año fiscal que usted elija. Cuando se crea una organización, ya sea con o sin fines de lucro, se debe determinar un período contable. Los impuestos se calculan y se presentan en base al año impositivo de la organización. Si bien los impuestos generalmente no se calculan para las organizaciones exentas de impuestos, el período contable sigue siendo importante. Existen dos tipos de años impositivos: un año fiscal y un año completo. Ambos funcionan bien, y la opción de elegir por cuál administrar es suya. A continuación se encuentra una breve descripción de cada uno.

Opción 1: El año completo

El año completo puede ser elegido por una organización, y es la única opción de año disponible para aquellas organizaciones que no tengan registros anteriores o libros de contabilidad, o un método previo de contabilidad, o a las que se les solicite que utilicen un año completo por una disposición del Reglamento de Impuestos sobre los Ingresos o del Código Tributario. El año completo consta de 12 meses consecutivos, comenzando el 1 de enero y finalizando el 31 de diciembre. Por lo tanto, los ingresos y los gastos se deben declarar del 1 de enero al 31 de diciembre.

Opción 2: El año fiscal

El año fiscal y el año completo son bastante similares; la diferencia está en las fechas de inicio y final del año. El año fiscal consta de 12 meses consecutivos, comenzando el primer día del mes elegido y finalizando el último día del mes que precede al mes de inicio. Por ejemplo, un año fiscal puede comenzar el 1 de julio de 2015 y finalizar el 30 de junio de 2016.

Una vez que haya elegido un período contable, necesita determinar y elegir el mejor método de contabilidad para su iglesia/ministerio. A continuación, revisaremos los métodos financieros que pueden acompañar a los dos años de contabilidad mencionados más arriba.

Los métodos de contabilidad más utilizados

Un método de contabilidad es un conjunto de reglas utilizado para determinar cuándo se deben declarar los ingresos y gastos. Su organización puede utilizar el método que mejor se ajuste a sus necesidades, sin embargo, una vez que haya determinado el método de contabilidad, este debe ser utilizado consistentemente. Los métodos de contabilidad más comunes que utilizan las iglesias y ministerios son el método a base de efectivo y el método a base de lo devengado. Aunque existen otros métodos, dado que estos son los mas utilizados entre las iglesias y ministerios, serán los únicos dos que analizaremos. Primero, examinemos el método de contabilidad a base de efectivo.

1) Contabilidad a base de efectivo

El método de contabilidad a base de efectivo es el más simple de los dos métodos. Es simplemente un método que registra transacciones financieras basadas en el intercambio real de efectivo. Los ingresos no se consideran ingresos hasta que se haya recibido el efectivo propiamente dicho, y un gasto no es considerado un gasto hasta que el efectivo haya dejado la iglesia.

Desafortunadamente, este método no deja lugar para las cuentas por pagar o por cobrar, que son particularmente útiles si usted tiene una campaña de construcción. El método de contabilidad a base de efectivo no permite que la organización contabilice donaciones de palabra. Esas ofrendas de promesa solo cuentan cuando el dinero realmente se recibe. Sin embargo, debido a su simplicidad, les recomendamos a todas las iglesias y ministerios que pasan por nuestro Programa StartRIGHT que comiencen utilizando este tipo de sistema de contabilidad.

2) Contabilidad a base de lo devengado

Mientras que el método de contabilidad a base de efectivo es claro y fácil de comprender, no es el método preferido generalmente. En su lugar, el método de contabilidad a base de lo devengado es el método preferido y más comúnmente aceptado porque es más exacto en su pronóstico financiero.

Con este método usted declara los ingresos en el año fiscal en el que los ganó, sin importar cuándo se recibe el pago. Del mismo modo, usted deduce los gastos en el año impositivo en el que los contrae, sin importar cuándo hace el pago. Esto es beneficioso porque crea un informe muy útil llamado la hoja de balance. Este informe le permite ver exactamente cuál es el estado financiero real de su organización, y este método no requiere cálculos adicionales del sector administrativo.

Le puede llevar algo de tiempo acostumbrarse a este sistema, pero al final, usted tiene un método superior que crece con usted de una pequeña iglesia hasta convertirse en una gran iglesia, con un número ilimitado de miembros.

Qué hacer y qué no hacer al contar el dinero de la iglesia

Antes de concluir esta publicación, me gustaría compartir con usted algunos “qué hacer” y “qué no hacer” a tener en cuenta cuando de contar el dinero de la iglesia se trata.

Qué hacer

  • Seleccione varios cajeros, sin importar el tamaño de su iglesia.
  • Seleccione una sala segura donde los cajeros hagan su trabajo.
  • Asegúrese de que se cuente todo el mismo día en el que se recolecten las ofrendas.
  • Adopte una política para contar el diezmo y las ofrendas que todos los cajeros, ya sean empleados o voluntarios, puedan seguir.

Qué no hacer

  1. Nunca permite que este trabajo sea realizado por solo una persona durante cualquier servicio religioso.
  2. No permita que nadie interrumpa a los cajeros seleccionados mientras están contando las ofrendas.
  3. No coloque el dinero en una caja fuerte y utilice el efectivo según sea necesario. Siempre deposite el efectivo en la cuenta bancaria de la iglesia. Esto ayudará a que todos sean responsables.

No pare aquí

A menudo, nos enteramos de pastores que deciden desde el comienzo que no quieren tener nada que ver con las finanzas de la iglesia, para permanecer libres de cualquier cosa que pudiera afectar su habilidad para actuar como pastores y guiar espiritualmente a sus iglesias. Y aunque esto es muy admirable de su parte, puede llevar a que otros en la iglesia no sean honestos con las finanzas. Es por eso que es importante que el pastor y un equipo de individuos estén familiarizados con el método de contabilidad de la iglesia. Si bien esta ha sido una introducción muy general a los métodos contables para su iglesia/ministerio, quiero alentarlo y desafiarlo a hacer una de dos cosas. Primero, quiero alentarlo a que nos acompañe en una de nuestras Conferencias Primordiales de Estructura de Iglesias. Durante este tiempo, usted estará fortalecido por el conocimiento que reciba, y alentado por los otros pastores y líderes de iglesias que asistan con usted. En segundo lugar, quiero desafiarlo a que se inscriba en nuestro curso en línea de cumplimiento con la iglesia, StartCHURCH University. Este programa impulsará no solo su conocimiento de métodos de contabilidad, pero también el de las complejidades del regimen de la iglesia y el ministerio.

Reembolsos: La Manera Correcta y la Manera Incorrecta, Parte 2

En Estados Unidos, pagamos impuestos. Estos pueden ser onerosos, pero el gobierno también ha establecido beneficios para reducir nuestra carga fiscal. Muchas veces no somos conscientes de los gastos reembolsables que pueden pagar dividendos cuando son aplicados correctamente. Los reembolsos son fantásticos porque les permiten a las personas que pagan impuestos recuperar gastos contraídos en nombre de su empleador.

Por otro lado, los reembolsos son solo una de las tantas pequeñas áreas que pueden impedir que las iglesias permanezcan en cumplimiento. Los reembolsos son muchas veces no documentados, y no dejan rastro en papel que demuestre que fueron realizados correctamente o por qué se ofrecieron. Casi siempre, esto puede atribuirse a que el liderazgo simplemente no sabe cómo manejar los reembolsos. De hecho, muchos pastores leerán esto y pensarán, “¡Ojalá hubiera sabido esto antes!” o “¿Por qué nadie me dijo esto antes?”.

Hoy, es la continuación de la 1era. Parte, revisaremos distintos tipos de reembolsos y cómo implementarlos. Hacia el final de esta publicación, usted estará fortalecido con el conocimiento y entendimiento de cómo manejar estos reembolsos.

Reembolso por millaje

Los reembolsos por millaje son comunes en las iglesias pero frecuentemente malinterpretados. El Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) les permite a los empleadores reembolsar a empleados y voluntarios por las millas que condujeron utilizando sus vehículos personales en nombre de la corporación.

Un reembolso por millaje no es en realidad dinero pagado con anticipación para la gasolina. Es un reembolso que se ofrece por utilizar su vehículo personal con fines comerciales. A continuación se detallan las tarifas de reembolso para el 2016:

  • 54 centavos por milla por las millas comerciales conducidas (para empleados)
  • 19 centavos por milla conducida con fines médicos o de mudanza
  • 14 centavos por milla conducida al servicio de organizaciones de caridad (para voluntarios)

Las millas comerciales conducidas se cuentan cuando se conduce desde la oficina comercial para cumplir tareas en nombre del empleador. Los reembolsos por millaje por cubrir millas de viaje desde el hogar a la oficina, y vice versa, se consideran ingresos tributables porque viajar al trabajo se considera uso personal.

Sin embargo, los voluntarios que prestan un servicio en una organización de caridad pueden llevar un registro de las millas conducidas desde su hogar para hacer trabajo de voluntariado en una organización de caridad.

Reembolso de gasto médico

La sección 105(b) del Código Tributario le permite al empleado recibir un beneficio de reembolso no imponible de gastos médicos para el empleado/a, su cónyuge, o dependientes menores a 27 años, cuando el reembolso es pagado directa o indirectamente al empleado. Generalmente se refiere a estos como Arreglos de Reembolso de Salud (HRA por sus siglas en inglés).

Es importante tener en cuenta que los HRA están todavía sujetos a los nuevos requerimientos para planes de salud de grupo según las reformas de mercado de la Ley del Cuidado de Salud Asequible (ACA por sus siglas en inglés). En otras palabras, un empleador todavía puede ofrecer una sección 105 HRA siempre y cuando esté en relación con un plan de salud de grupo calificado. El plan de salud grupal calificado puede ser uno ofrecido por el empleador del empleado, o puede ser parte de un plan de salud grupal calificado ofrecido por el empleador de su cónyuge. La conclusión es que estén inscriptos en un plan salud grupal calificado.

Aquí se encuentran otros puntos importantes:

  • Si usted le ofrece este reembolso a un empleado de tiempo completo, debe ser ofrecido a todos los empleados de tiempo completo. Además, no puede ofrecer un monto mayor de reembolso por el título o puesto de alguien. El mismo monto debe ser ofrecido a toda la junta.
  • Un plan de reembolso médico solo se aplica a los montos pagados por el diagnóstico, la cura, la atenuación, el tratamiento o la prevención de la enfermedad así también como a los gastos de transporte para el cuidado médico esencial.
  • Se le debe ofrecer al empleado la opción de “salirse permanentemente y de no exigir reembolsos futuros del HRA al menos anualmente” si usted decide ofrecer ese tipo de beneficio.

Recuerde, solo nos referimos a los reembolsos médicos calificados según la sección 105(b).

Reembolso de educación continua

Bajo la sección 127, la iglesia puede pagar los gastos educativos de pregrado y de grado de un empleado. Tampoco se requiere que la educación esté relacionada con el trabajo. Los pagos bajo este programa pueden hacerse directamente a la institución educativa o pueden ser reembolsados directamente al empleado. Se puede reembolsar hasta $5,250 anualmente. Los pagos que realice la iglesia son libres de impuestos para el empleador.

Reembolso por el uso de teléfono celular

En aquellos tiempos en los que los videos y los casetes eran populares, los teléfonos celulares eran escasos y caros. Pero ahora los tiempos han cambiado, y los teléfonos celulares son parte de la vida de prácticamente todos. Teniendo en cuenta el uso común de los teléfonos celulares, el Congreso aprobó la Ley de Empleos para Pequeños Negocios de 2010, que dio marcha atrás con un requerimiento originalmente pesado de corroborar cada instante de uso del teléfono celular para el reembolso.

Como resultado de esa ley, el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) publicó la Notificación 2011-72, que enuncia que si la iglesia provee al pastor o empleado de un teléfono celular “fundamentalmente por motivos comerciales no-compensatorios”, entonces se considera el valor de ese teléfono celular un “beneficio adicional excluido”. Esto significa que, si de vez en cuando el/la pastor/a utiliza su teléfono provisto por la iglesia para uso personal, esto no es considerado un beneficio imponible para él/ella. Además, cuando una iglesia paga por el teléfono celular del pastor, esto ya no es considerado como ingresos imponibles para el pastor.

Reembolso de asistencia para la adopción

En el Tema Tributario 607, el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS) ofrece orientación sobre los programas de asistencia para la adopción. Bajo este programa, la iglesia puede pagar directamente los gastos relacionados con la adopción de un niño. Los empleados de la iglesia pueden recibir asistencia para la adopción de hasta $13,360.00. Los beneficios recibidos por un empleado bajo este programa son libres de impuestos.

Reembolso por gastos de viaje

Los reembolsos que recibe un empleado que viaja por negocios fuera del área de su hogar son libres de impuestos siempre y cuando estén debidamente documentados.

Los gastos de viaje que pueden ser reembolsados incluyen los siguientes:

  • Los costos de viajar hacia y desde la oficina de la iglesia al destino cuando se utiliza un método que no sea su vehículo personal. Utilizar su vehículo personal se reembolsaría por medio del reembolso por millaje.
  • Costos de transporte mientras se encuentra en el destino comercial.
  • Hospedaje, comidas y gastos imprevistos contraídos mientras se está fuera de la ciudad con fines comerciales.
  • Limpieza, lavandería y otros gastos diversos contraídos mientras se está fuera de la ciudad con fines comerciales.

A fin de que los gastos por viaje sean reembolsables, la sección 162(a)(2) enuncia que el viaje debe ser “temporal y considerablemente más largo que un día normal de trabajo, y que requiera una estadía de una noche o considerable reposo o descanso”. Analicemos un par de ejemplos.

Ejemplo 1: El Pastor X viaja de Dallas, TX a New Orleans, LA para asistir a una conferencia. Pasa dos noches allí asistiendo a talleres y sesiones nocturnas. Todas sus comidas, alojamiento, limpieza y lavado (si los hay) son completamente reembolsables.

Ejemplo 2: El Pastor X viaja de Dallas, TX a Fort Worth, TX a visitar a un miembro de la iglesia que tuvo una cirugía. Se fue de la oficina de la iglesia a las 9:00 a.m. y viajó 35 millas tanto de ida como de vuelta. Mientras estuvo allí, compró el almuerzo en la cafetería del hospital. Llegó a su casa a las 4:30 p.m. En este caso hipotético, sus millas son completamente reembolsables, pero su comida NO LO ES. Para que su comida pueda ser reembolsable, el tendría que haber estado afuero por un tiempo considerablemente mayor que un día normal de trabajo, y requerido una noche de estadía o descanso o reposo considerable. Puede ser que no parezca justo, pero esa es la regla.

Reembolso por gastos de mudanza

No es raro que los pastores se muden de un estado a otro luego de aceptar un puesto como pastor principal en una iglesia. La Sección 82 y la Sección 217 estipulan que un empleador puede reembolsar los gastos de mudanza de un/a empleado/a si él/ella cumple los siguientes requisitos.

  • El individuo debe ser un empleado;
  • El empleado debe realmente contraer o pagar los gastos; y
  • Los gastos están relacionados estrechamente con comenzar a trabajar en una ubicación de trabajo nueva (por lo general, son calificados los gastos de mudanza que se contraen dentro de un año desde la fecha en que el empleado se presentó a trabajar en la nueva ubicación por primera vez).

Además, los gastos de mudanza deben cumplir con las pruebas de tiempo y distancia, de la siguiente forma:

Prueba de tiempo: El empleado debe trabajar al menos 39 semanas por tiempo completo en el primer año luego de llegar a la nueva ubicación.

Prueba de distancia: El nuevo empleo queda por los menos 50 millas más lejos de la antigua casa que el viejo empleo estaba de la antigua casa.

¿Qué sigue?

Hemos revisado excelentes reembolsos que pueden enriquecer la experiencia del empleado en su iglesia. Entender estos reembolsos puede ayudarlo a evitar que su ministerio cometa errores costosos al manejar transacciones financieras con sus empleados. Simplemente saber acerca de los reembolsos no es suficiente. También deben estar apropiadamente establecidos.

Cada reembolso debe ser establecido en una reunión de la junta debidamente convocada a través de la aprobación de una resolución y del establecimiento de una política para implementar el(los) reembolso(s). Además, la junta debe aprobar los reembolsos médicos y de educación como parte del acuerdo de remuneración de cada empleado que cumple los requisitos. Cuando usted crea un plan de acción para llevar registro de los reembolsos y manejarlos, usted se hace un favor a sí mismo y les hace un favor a sus empleados.

Estamos aquí para ayudar

Nuestra visión y misión es ayudar a las personas que establecen iglesias, a los pastores y a los líderes de ministerios a tener información de última hora que los ayude a proteger lo que Dios les ha dado para que lideren. Ya no tiene que estar ajeno a esto. StartCHURCH puede asociarse con usted y darle confianza de que usted está avanzando de manera fuerte y obediente.

Si tiene alguna pregunta en relación a los reembolsos o si podemos asistirlo de cualquier manera, por favor no dude en llamarnos al 678-830-2600. Nos sentiríamos honrados de servirle.